Saltar al contenido

La cirugía bariátrica logra una remisión de hasta en un 83% en la diabetes tipo 2

  • La mejoría o remisión de la Diabetes Mellitus tipo 2 está directamente relacionada con la pérdida de peso. 
  • Más del 90% de las personas que sufren esta patología tienen sobrepeso o son obesas 

Según la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en el 2030. En los últimos años, la cirugía bariátrica está adquiriendo un papel fundamental en el tratamiento de esta enfermedad, junto a los ya tradicionales como la dieta, la insulina y otros fármacos. Así lo ratifica la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), que afirma que el tratamiento quirúrgico de la diabetes del adulto, asociada a la obesidad, ofrece mayores ventajas que el tratamiento conservador.  

Los últimos estudios demuestran que la obesidad está íntimamente relacionada con el desarrollo de Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), ya que más del 90% de las personas que sufren esta patología tienen sobrepeso o son obesas, explica David Molina, responsable de la Unidad de Cirugía Bariátrica de HLA Los Naranjos de Huelva. 

El Bypass y la manga gástrica son las dos técnicas utilizadas en la cirugía bariátrica. Ambas son efectivas en el tratamiento y control de la DM2. La elección de la técnica depende de varios factores, como la presencia de enfermedad por reflujo gastroesofágico y el esófago de Barret, las cuales son contraindicaciones para realizar una manga gástrica. En estos casos, se realiza un Bypass, que además, puede inducir una mejoría del reflujo hasta en un 70% de los casos. Por otro lado, la manga gástrica es más aconsejable en adolescentes, en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y cirugía abdominal previa, así como para pacientes con alto riesgo quirúrgico por super obesidad mórbida 

Por ello, para una correcta elección se tienen en cuenta otros factores como la edad, enfermedades concomitantes, enfermedad inflamatoria intestinal, cirugía gástrica y abdominal previa, entre otras. Una vez elegida la mejor técnica, lo que buscamos es una disminución importante de peso, que permite un mejor control de los índices de glucemias con una remisión de la DM2 de hasta un 83%”, apunta el profesional del HLA de Huelva.  

Hablar de remisión y no de curación 

La mejoría o remisión de la DM2 está directamente relacionada con la disminución de peso alcanzada por los pacientes diabéticos y con obesidad mórbida. Sin embargo, no toda la mejoría se debe a la pérdida de peso, ya que, en ocasiones, la necesidad de tratamiento farmacológico de la DM2 desaparece a las pocas horas o días tras la cirugía, antes de que se haya obtenido una pérdida de peso significativa. Estas circunstancias sugieren que cambios en el entorno hormonal intestinal (especialmente incretinas) después de la cirugía bariátrica podrían desempeñar un papel importante en el mecanismo de resolución de esta patología”, explica el especialista de HLA Los Naranjos. 

Actualmente se debe emplear el concepto de remisión y no el de curación para evaluar los resultados de la cirugía metabólica, y hay diferentes tipos como la parcial, la completa, la prolongada y la mejoría.  

Además de la DM2, existen un número importante de enfermedades relacionadas con la obesidad que pueden evitarse con la cirugía bariátrica, como el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), hipertensión arterial (HTA), enfermedades cardiacas, dislipemias y alteraciones osteomusculares, entre otras. Los porcentajes de remisión van desde el 83% en el caso de la DM2, el 79% en el caso de la hipertensión arterial y el 66% en los casos de apnea. 

Una unidad multidisciplinar 

La cirugía bariátrica debe ser siempre recomendada por un endocrinólogo que, tras intentar múltiples tratamientos médicos, no logra un control óptimo de los índices glucémicos. Actualmente está indicada en pacientes con un IMC de 30-35 con mal control glucémico, a pesar del tratamiento médico prescrito por su endocrinólogo. 

Para un diagnóstico y tratamiento más personal, la Unidad de Cirugía Bariátrica de HLA Los Naranjos está conformada por cirujanos bariátricos, endocrinólogos y psicólogos clínicos. Los pacientes son valorados en primer lugar por un endocrino, para ser valorado posteriormente por un psicólogo que descarta cualquier enfermedad psiquiátrica que pueda contraindicar la intervención. Por último, el paciente es derivado a las consultas de cirugía bariátrica donde se refuerzan las recomendaciones nutricionales indicadas por el endocrinólogo y se solicitan las pruebas diagnósticas para poder indicar la técnica quirúrgica más adecuada para el paciente. 


Repercusión:

  • Huelva 24 horas
  • Isanidad
  • Grupo HLA
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll Up